Valoración del libro
5

Género: Terror
Publicado en: 1928
Título original: The Call of Cthulhu
Sinopsis: George Gammel Angell, profesor de lenguas semíticas de la universidad de Brown, en Rhode Island, muere de lo que parece ser una oscura lesión del corazón. Unos meses antes, Henry Anthony Wilcox, un joven aspirante a artista, comienza a tener una serie de extraños y maléficos sueños en los que aparece una repulsiva criatura, representando a la vez un pulpo, un deagón y la caricatura de un ser humano.
En las mismas fechas, en los mares de Australia, aparece un barco a la deriva; toda su tripulación ha desaparecido excepto un marino noruego que se encuentra en estado de delirio y el cadáver de otro de los tripulantes. El superviviente apretaba entre sus manos una piedra horrible de origen desconocido.
Diecisiete años antes, durante una redada en los pantanos de Nueva Orleans para detener a los integrantes de un culto satánico, la policía encuentra una estatuilla de piedra, repugnante y grotesca, aparentemente muy antigua.
¿Están relacionados entre si estos hechos tan distantes en el espacio y en el tiempo?

Opinión:
Howard Phillips Lovecraft, H.P. Lovecraft para los amigos, ha pasado a la historia como el creador del relato de terror contemporáneo, hecho que tiene mérito para alguien considerado por la crítica de su época (y no solo por la de su época) como un escritor de segunda, siempre comparado con Edgar Allan Poe, aunque sus estilos literarios no tuviesen nada en común y nunca llegasen a coexistir (cuando Lovecraft nació Poe llevaba ya 51 años enterrado). Bien es cierto que Lovecraft no es un portento literario, ni un fino estilista de las letras, pero ya quisieran muchos escritores actuales de éxito acercarse su manera de escribir.

H. P. consigue algo que, aunque muy difícil de lograr, es fundamental en la literatura de terror, describir sin describir y narrar sin detallar, de modo que es la imaginación del lector la que da forma a las imágenes que sugiere el autor. Con su estilo mostró el camino a seguir por todo aquel que quiere dedicarse al terror, solo hay que recordar los escalofríos y gritos que provocó en los espectadores "El proyecto de la bruja de Blair" empleando para ello primeros planos de las caras de los protagonistas y planos generales con un movimiento tan rápido que no permiten distinguir ningún detalle.

En su obra, Lovecraft nos presenta una cosmogonia plagada de dioses primordiales y arquetípicos, procedentes del espacio situado más allá de las estrellas y que habitaban la tierra miles de años antes de la aparición del ser humano; dioses como Cthulhu (pronúnciese tulu), Nyarlathotep, Azathoth, Yog-Sothoth o Sub-Niggurath, seres que como decía el poeta yemení loco Abdul Alhazred en su obra cumbre, el necronomicón, yacen eternamente a la espera de volver a dominar el universo.
Que no está muerto lo que yace eternamente, y con los eones extraños incluso la muerte puede morir.
Pero Lovecraft nunca llega a dar una visión de conjunto de su mitología. Sus relatos sobre los Mitos de Cthulhu, de los que "La llamada de Cthulhu" es el primero de ellos, nos ofrecen retazos de información, datos sueltos e historias más o menos inconexas.
Para que os hagáis una idea de lo que quiero decir, imaginad que queréis investigar la existencia de unos seres fantasmales que se dice habitaban hace tiempo en unas cuevas no muy lejanas a vuestra casa (damos por hecho que la búsqueda de información en internet ha sido infructuosa). El primer paso sería recoger historias entre los ancianos del lugar sobre sucesos extraños ocurridos en la zona. Muy probablemente esas historias, mitad leyenda y mitad exageración, encerrarían fragmentos de información y datos inconexos con los que empezar a construir la verdad.
Eso es lo que hace Lovecraft con sus relatos, enseñarnos fragmentos de una amplia mitología pero sin dejarnos ver toda la imagen.

Si nunca has leído nada de H. P. Lovecraft, "La llamada de Cthulhu" es un muy buen relato para comenzar. Si te gusta habrás descubierto a un autor con una imaginación desbordante y si no te gusta tampoco habrás perdido mucho tiempo porque se lee en menos de una hora. Además, para ponértelo más fácil, aquí tienes un enlace al texto completo del relato.

Valoración: Estamos ante un relato francamente bueno, ejemplo de por qué Lovecraft ha sido ejemplo a seguir por gran parte de los escritores de terror. Cuatro estrellas bien merecidas.

3 Comentarios hasta ahora.

  1. Anónimo says:

    ooooohhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  2. Anónimo says:

    malisimo

  3. Anónimo says:

    Hola

Leave a Reply