Valoración del libro
5

Autor:  Peter V. Brett
Género: Fantasía épica
Serie: Primer libro de la serie Demonios
Publicado en: 2008
Título original: The Painted Man
Sinopsis: Cada noche, cuando la oscuridad se cierne sobre el mundo, una extraña niebla emerge de la tierra. Los hambrientos abismales, demonios a los que no se puede herir con armas corrientes, toman horribles formas para alimentarse de los vivos.
Cuando el sol se pone, los humanos no pueden hacer otra cosa que refugiarse tras símbolos mágicos cuyo origen se ha perdido y rezar por que su protección dure una noche más. Aunque no siempre fue así.

Hubo un tiempo en que hombres y mujeres combatieron a los abismales en igualdad de condiciones. Hubo un tiempo en que, bajo el mando del legendario Liberador y armados con poderosos símbolos, los hombres presentaron batalla a los demonios... y acabaron con su avance.
Ahora, tres jóvenes supervivientes de los feroces ataques de los demonios se enfrentarán a lo imposible: ir más allá de las débiles defensas que ofrecen los símbolos para cuestionar todo lo que conocen en una desesperada búsqueda por recuperar los secretos del pasado. Juntos, se enfrentarán a la noche.

Opinión:
Antes de empezar a hablar del libro me gustaría hacer un pequeño ejercicio de imaginación.
Imagina que estás en el año 1354 y vives en un pequeño pueblo con no más de doscientos habitantes. Puedes ser el herrero del pueblo, el mozo de cuadras del posadero, el aprendiz del carpintero o un simple granjero. Mejor la última opción, eres un esforzado granjero que vive a dos horas en carro del pueblo, dedicándote junto con tu familia a cultivar la tierra y a cuidar de cuatro vacas, unos pocos cerdos y un puñado de gallinas. Una vez al mes acudís toda la familia al pequeño mercado que se organiza en el pueblo para comprar lo que necesitáis y vedéis el fruto de vuestro trabajo y en las fechas señaladas acudís a la capilla donde escucháis como el sacerdote recuerda a la gente que los demonios son el castigo por apartarse de la voluntad de los dioses.
Un día te encuentras en el porche de tu granja, mirando fijamente el camino que pasa por delante de tu casa; estás nervioso, preocupado, asustado, está anocheciendo y tu mujer y tu hijo aun no han regresado a casa. Por fin, cuando el sol está a punto de ponerse, los ves llegar por el camino;corren desesperadamente hacia la granja. Tu corazón quiere creer que llegarán sin sufrir ningún daño, pero tu cabeza sabe que no les dará tiempo.
Con el último rayo de luz, volutas de niebla comienzan a surgir del suelo y en ellas se van materializando unas extrañas criaturas, demonios salidos directamente del infierno que se lanzan a la carrera en pos de tu familia.
Quieres correr hacia ellos para ayudarlos, pero el pánico te lo impide, tus piernas no te responden. Petrificado observas como alcanzan a tu mujer y a tu hijo, saltan sobre ellos y los desgarran con sus garras. Pero esos seres aterradores no están saciados; después de despedazar a tu familia los ves correr hacia ti.
Reaccionas justo a tiempo para entrar en la granja y confiar tu vida a los glifos pintados en las paredes, runas milenarias cargadas de magia que constituyen la única defensa frente al ataque de los demonios. Los oyes chocar contra ellos, golpearlos con saña y entre llantos rezas para que resistan una noche más.

Ese es el mundo que nos presenta Peter Brett en "El hombre marcado". Un mundo en el que el día pertenece a los humanos, mientras brilla el sol los abismales permanecen en el infierno y los hombres pueden vivir tranquilos, ocupados en sus quehaceres diarios. Pero cuando cae la noche los demonios surgen para reclamar lo que es suyo; desde los pequeños y rápidos demonios de las llamas hasta los enormes demonios de las rocas aparecen para matar a cualquier ser vivo.
Nadie puede hacerles frente porque ningún arma es capaz de hacerles daño. No siempre fue así, antaño existían armas mágicas con las que se los podía matar, pero ya nadie sabe como forjarlas; desde hace siglos los demonios campan a sus anchas.

He de reconocer que el argumento del libro me parece tremendamente original. Los demonios no son ninguna novedad en el género fantástico, ni los héroes que no quieren serlo, ni el grupo de protagonistas que se junta casi por accidente, pero es una historia que tiene algo distinto. Lo que me atrajo desde el principio fue la indefensión ante los demonios y la resignación de los hombres, esperando que cada noche surjan los abismales y que los glifos no se hayan debilitado demasiado y puedan protegerlos una noche más.

El estilo no es brillante, notándose en exceso que es el primer libro del autor, pero Peter V. Brett parece consciente de ello y no intenta utilizar recursos literarios que probablemente le vengan grandes aun. también es cierto que los personajes podrían estar un poco más desarrollados y se podría haber profundizado un poco más en el origen de los abismales, pero aun así me parece una novela genial. Es entretenida, es ágil, trepidante por momentos y la trama te atrapa casi desde el principio. Con solo que mejore un poco su estilo, Peter Brett me parece un escritor más que interesante.

Como curiosidad, aquí dejo dos entrevistas al autor, una realizada por fantasimundo.com y otra por scyla.com. Tras leerlas, así como tras visitar un par de veces la página web del autor, he de decir que me parece una persona con los pies en el suelo, cercano a sus lectores, asombrado por el enorme éxito que ha tenido su libro y agradecido por ello.
 
Valoración: Si te gusta la novela fantástica, estás ante un libro más que recomendable. Se ha ganado cuatro merecidas estrellas.

Más libros de la serie:

Leave a Reply